Connect with VisitPasco

(800) 842-1873

Sign up for our Email Newsletter

Sumergiéndonos en Diversión Familiar

Sumergiéndonos en Diversión Familiar

Aventuras Acuáticas en el Condado de Pasco

Por Robin Draper

Cansada  después de un extenuante día de trabajo, caminé desde la puerta de mi casa, para encontrar a mi familia en la sala de mi hogar, totalmente sumergida en aparatos electrónicos. Unos cuantos indiferentes “hola” me recibieron a mi llegada. Mi esposo, Jeff, estaba mirando televisión y nuestros hijos, Jenna (9 años) y Sam (11 años), estaban totalmente sumergidos en coloridas aplicaciones de redes sociales y juegos. Yo hubiera podido ser un ladrón y ellos ni siquiera lo hubieran notado!

En ese preciso momento, yo supe que el momento había llegado! Era tiempo de salir de nuestra casa. Tiempo de salir de vacaciones. Tiempo de respirar aire fresco y de conectarnos nuevamente unos a otros.

Esa noche nuestra familia comenzó a planear el viaje.  Teníamos claro que queríamos disfrutar de aventuras al aire libre, y siendo más específicos, queríamos aventuras acuáticas, sin embargo no teníamos idea de donde deberíamos ir!

Aunque las redes sociales fueron exactamente las que nos trajeron a esta idea, uno tiene que reconocer que en este tipo de situaciones, esas herramientas pueden ser de mucha ayuda, así que decidí preguntar a mis amigos en Facebook por recomendaciones.

“Qué tal el Condado de Pasco?” , uno de mis amigos escribió. “Es parte de la Costa Natural de la Florida, a tan solo 30 millas al norte de Tampa. Mi familia y yo fuimos allá recientemente y la pasamos súper!, van a encontrar aventuras acuáticas por todo lado!”

Le di un rápido “Me gusta”, y en seguida mi familia y yo comenzamos a explorar la página oficial de turismo de Pasco, www.VisitPasco.net y a planear nuestro viaje. Jeff y yo escogimos la ciudad de New Port Richey, la capital occidental del Condado, como nuestra base.

Isla de la Aventura

 

La primera mañana rentamos un bote, más que todo para complacer a Jeff. Perdón, quise decir a “Capitán Jeff”— así es como él insistió que deberíamos llamarlo, ya que él era quien estaba dirigiendo el barco. Nuestro destino: El parque estatal y preserva de Anclote Key, un grupo de cuatro islas —Anclote Key, Anclote Bar Norte, Anclote Bar Sur y la isla Three Rooker— que solo son accesibles por barco privado o por un servicio de ferri. Un histórico y oxidado faro nos da la bienvenida como guía.

Saltamos fuera del bote e inmediatamente fijamos nuestra atención en la fina, suave y perfecta arena de la isla. Jenna comenzó a pasear por la playa y a recoger conchas de mar brillantes y coloridas que cautivaron su atención. “Es increíble lo que puedes ver cuando no estas mirando la pantalla de tu celular, cierto?” le dije provocándola. Ella sonrió y me pidió que le ayudara a encontrar ostras que estuvieran pegadas todavía a la concha. Mientras buscábamos, vimos a Jeff y Sam hacienda esnórquel — las máscaras y las aletas se veían como un destello brillante y neón entre el color aguamarina del mar.

Cuando los chicos salieron del mar, Jenna y yo habíamos encontrado conchas hermosas, entonces desempacamos el almuerzo tipo picnic que llevamos y comenzamos a compartir historias de lo que habíamos visto. Hermosos peces en tonos azules y  amarillos que resaltaban, suaves conchas en colores violeta, naranja y melocotón.

Con arena sobre nuestra piel  y cabello, nos tomamos una foto — Con el histórico faro de Anclote Key de 1887, que se levantaba triunfalmente como fondo de nuestra foto.

Entramos de nuevo a nuestro bote, y el Capitán Jeff nos llevó a una isla que los habitantes del área conocen como “Sandbar,” un lugar muy popular, frecuentado para pasar el rato, justo al norte de Anclote Key.  En ese preciso momento, un grupo de delfines salieron y estuvieron al alcance de nuestras manos.  Todos estábamos muy  asustados como para sacar nuestros celulares y tomar una foto, por miedo de perder de vista a la siguiente movida de los delfines. Ellos surfeaban en las olas que el bote dejaba y jugaban saltando dentro y fuera del agua.  El único momento que quité mi vista del mar, fue para ver a Jenna y Sam. Como padres, existen pocas palabras para describir lo que se siente al ver a tus hijos disfrutar de un auténtico encuentro natural con animales salvajes— su entusiasmo parecía no tener límites, si no era claro por sus gritos “ohhh” “ahhh”, lo era por sus parpadeantes ojos y sus amplias sonrisas.

De crucero sobre el Cotee

Al siguiente día, todos éramos nuestros propios capitanes. Rentamos kayaks en una tienda local, y justo después de una pequeña orientación y de recibir consejos útiles para nuestra jornada, agarramos nuestros kayaks y nos fuimos.

El rio Pithlachascotee (abreviado como Cotee) de Pasco County es una vía fluvial que atraviesa New Port Richey, y conserva muchas casas antiguas de la Florida— muchas en zancos!—incluyendo unas cuantas casas de invierno de leyendas de Hollywood de los años 20’s. Navegamos sin prisa por más de dos horas mientras imaginábamos cómo sería vivir a la orilla del río, y chequeábamos el camino sombreado que había junto al río.

Mientras avanzábamos, las edificaciones fueron disminuyendo y eran más distantes entre sí, pero la vida salvaje predominaba más. El viaje se volvió una búsqueda informal del “Tesoro” para detectar animales a lo largo del camino. Nos encontramos con tortugas, pájaros, peces y uno que otro relajado caimán.

De cerca a la fauna

Los niños estaban ansiosos por tratar las tablas para remar de pie, y encontramos el lugar perfecto para comenzar. La tienda local nos recomendó el Pantano de Miller por su corriente calmada. Bordeado de manglares, el árbol típico de la Costa de la Florida, el área tiene una abundancia de pájaros y vida salvaje alrededor.  Jenna señaló un águila calva y también vimos tortugas por todo lado. Aunque estábamos totalmente rodeados por vida salvaje, nada nos preparó para lo que venía enseguida.

Un manatí de la Florida, con piel gruesa y gris, nos sorprendió con un bufido al salir a la superficie. Los niños estaban llenos de alegría  al verlo como comía suave y delicadamente las algas del río. Esta es la clase de sorpresas que usted sencillamente no puede conseguir usando una pantalla de teléfono— definitivamente no había competencia entre el Condado de Pasco y los aparatos electrónicos de mi familia.

Desconectarnos de la tecnología era exactamente lo que mi familia necesitaba para reconectarse. Espero que la próxima vez que los vea distraídos por el brillo de una pantalla, sea porque están sonriendo viendo las fotos que tomamos en nuestro viaje al Condado de Pasco.

Descubra más actividades para su familia en el Condado de Pasco!

 

Traducido por

Consuelo Sánchez – Visit Pasco